jueves, 30 de julio de 2015

ARTE & DEPORTE: TAX, TAX, TAX

US Fiscalidad de Deportistas y Artistas Extranjeros 


Ha llegado el verano, y por suerte durante esta preciosa temporada estival suele suceder lo que siempre ha venido sucediendo, las vacaciones, la playa, el monte, otros que aprovechan la temporada para trabajar, escribir, pintar, etc. el “tour” de Francia, acontecimientos deportivos y culturales varios, etc. En general, cierta relajación, momentos tanto para descansar, como para viajar y visitar a familiares y amigos.

Atletas de todo el mundo participan en la Maratón de New York

Pero nosotros, www.alientax.com que nos dedicados a cuestiones fiscales, y más concretamente a la fiscalidad en los EEUU, y especialmente a la fiscalidad de expatriados y personas extranjeras en los EEUU, observamos lo anterior desde un punto de vista muy
particular y con cierta preocupación (como se verá mas adelante.)

Por ejemplo, vemos como ciertos equipos de fútbol españoles viajan a los EEUU de gira (para jugar partidos de exhibición principalmente), otros nacionales participan en el mundial de motociclismo en Indianápolis (de 7 al 9 de agosto,) otros en campeonatos de golf, tenis, baloncesto, y así en una infinidad de acontecimientos deportivos.

Además de lo anterior, también conocemos artistas de todo el mundo que participan en conciertos y galas organizadas en los EEUU, otros que exponen sus trabajos y obras pictóricas, literarias, etc. , otros que actúan en espectáculos teatrales, musicales, etc.

Aparentemente lo anterior está dentro de lo considerado “rutinario” o propio de la actividad profesional de cada uno ya sea deportista o artista, sin embargo en ocasiones no todo es lo que parece ser, o al menos san simple como parece ser. Los observadores quedamos atrapados por el espectáculo, pero los protagonistas quedarán atrapados por el fisco norteamericano, y lo más irónico del caso es que la mayoría de ellos no serán conscientes de ello hasta que sea demasiado tarde.


El “IRC – Internal Revenue Code” es el código que rige el ordenamiento fiscal de los EEUU, y el “IRS – Internal Revenue Service” es el organismo designado por el “Departamento del Tesoro” encargado de garantizar el cumplimiento de dichas normas fiscales. Con respecto a lo que nos trata, el código fiscal de los EEUU viene a decir lo siguiente:

"Los servicios prestados por personas extranjeras no residentes (a efectos fiscales) en el territorio de los EEUU (tanto por cuenta propia como por cuenta ajena), se considerarán prestados dentro de los EEUU, por tanto se considerarán  generados en los EEUU, estando  sujetos a tributación."*

A lo anterior se le añade una excepción:
"Si los anteriores servicios se han prestado a través de un empleador extranjero, la persona/empleado ha estado menos de 90 días dentro de los EEUU y ha recibido menos de $3.000 por dichos trabajos, estaría exenta de tributar en los EEUU."*

De lo anterior se deduce lo siguiente de forma general: “Cualquier persona que desarrolle una actividad económica dentro de los EEUU, ya por cuenta propia o por cuenta ajena, ya sea a través de un empleador norteamericano o extranjero, ya sea de forma temporal o fija, ya sea pagada o devengada dentro o fuera de los EEUU, estará sujeta a liquidación de impuestos en los EEUU.

Por tanto y con carácter general, los ingresos recibidos por las personas extranjeras que viajan a los EEUU por razones de trabajo, serán gravados dentro del territorio de los EEUU (independientemente de la naturaleza de dichos ingresos y de que sean gravados de nuevo en el país de origen del contribuyente-Doble Imposición.)

Con el fin de evitar la “Doble Imposición,” gran número de países tienen firmados Tratados y Convenios Fiscales con los EEUU. Gracias a dichos convenios y en términos generales, los requerimientos se suavizan y las obligaciones se diluyen, pero aún así aquí no acaba la problemática (mas bien da comienzo el “espectáculo”.)


CASO PRACTICO: ESPAÑA

En la línea del desarrollo argumental anterior, España ha alcanzado y firmado diferentes acuerdos en materia fiscal con los EEUU resumidos en el Convenio de Doble Tributación suscrito en su momento, así como en otras modificaciones y ampliaciones posteriores al mismo. Estos acuerdos tratan diferentes aspectos y entre ellos, regulan la fiscalidad de las personas nacionales de los EEUU y de España consideradas “deportistas” y “artistas” en el sentido extenso de la palabra cuando actúan en país contrario al que son residentes fiscales.

En resumen y sobre lo anterior, lo que viene a decir el Convenio es que:

“Los rendimientos obtenidos por un residente fiscal (español por ejemplo) en los EEUU mientras está presente físicamente en los EEUU realizando una actividad económica por cuenta propia, están exentos de tributación en los EEUU. En el caso de realizar una actividad por cuenta ajena, si el pagador/empleador es residente en España (entre otros requisitos), los salarios recibidos también estarán exentos de tributación en los EEUU, y todos ellos se liquidarán en España.”*

Según lo anterior y por Convenio, todos los ingresos obtenidos por residentes españoles en los EEUU mientras que desarrollan un trabajo para un empleador español, están exentos de tributación en los EEUU.

Hasta aquí tranquilos, pero ahora viene el gran problema (para algunos):

“En aquellos casos de personas que actúen en calidad de “artista” o “deportista”, la exención fiscal anterior se aplicará a los primeros $10.000 generados por las actividades propias del contribuyente, incluidos los gastos de desplazamiento (y otros similares que se consideren reembolsables), los ingresos por royalties y cualquier otro asociado a dicha actividad.”*

Por tanto, si usted es un residente fiscal español, y desempeña una actividad económica remunerada (tanto por cuenta propia como por cuenta ajena) en los EEUU como deportista o artista, los primeros $10.000 estarán exentos de impuestos, a partir de ahí tendrá la obligación de presentar una declaración.

El caso más fácil de entender es cuando un deportista español recibe un premio cuyo pagador es un residente fiscal en los EEUU, en este caso el pagador realizará una retención sobre el pago y con ello se habrá saldado la responsabilidad fiscal (por cierto de mas, normalmente se retiene en exceso, por ello si se presenta una declaración de impuestos en la mayoría de los casos el resultado es a devolver.)

El caso más difícil de entender es cuando a un artista (o deportista) español recibe un salario procedente de un empleador español por desarrollar un trabajo dentro de los EEUU, lo que se conoce como “trabajador desplazado temporal” en la terminología española.


Lo anterior a simple vista no genera demasiada preocupación (ni atención), sin embargo a través de un ejemplo real conseguiremos transmitir toda la carga “emocional” que conlleva:

“Desde el día 21 de julio hasta el día 6 de agosto (la precisión en las fechas no es relevante en este ejemplo) el “Real Madrid Club de Fútbol” estará en los EEUU haciendo una gira por diferentes estados, digamos que pudieran estar 15 días presentes en los EEUU en diferentes ciudades.

Durante los 15 días de presencia física en los EEUU, los jugadores devengarán unos salarios (y otros ingresos) que cumplirán con todos los requisitos y preceptos legales que hemos venido citado anteriormente, por tanto dichos ingresos estarán sujetos a fiscalidad en los EEUU. Y es mas, adicionalmente estarán sujetos a fiscalidad en los estados en los que pudieran haber estado físicamente jugando (por ejemplo, en California se liquidan impuestos estatales, sin embargo en Texas no.)

¿Podríamos suponer que Cristiano Ronaldo, Sergio Ramos, y el resto de la plantilla del club han generado unos ingresos devengados superiores a $10.000 durante los 15 días que han estado físicamente en los EEUU? Probablemente sí, por tanto todos ellos estarán obligados a presentar una declaración de impuestos en los EEUU.”


Siguiendo con el ejemplo anterior, ¿es posible que todos los jugadores de fútbol (de este club o de otros) hayan presentado durante los años anteriores una declaración de impuestos en los EEUU fruto de los rendimientos obtenidos en las giras norteamericanas de años pasados? Sí, sería posible. Asumiendo que todos ellos han cumplido con sus obligaciones fiscales bajo el supuesto de que hayan estado bien asesorados, ¿otros no tan bien asesorados también habrían cumplido con sus obligaciones fiscales? Tal vez no.

Tal vez sea difícil entender que si un deportista cobra un salario por jugar en los EEUU, deba declarar impuestos en los EEUU aunque su club sea extranjero, y aunque liquide impuestos en su país de origen por los mismos conceptos. Tal vez sea difícil, pero es así.


En resumen, según las normas fiscales de los EEUU y en virtud del Convenio de Doble Imposición entre España (por ejemplo, hay una larga lista de países con convenios firmados) y los EEUU, las personas extranjeras no residentes en los EEUU consideradas deportistas y/o artistas residentes en España, están libres de impuestos en los EEUU por las rentas obtenidas fruto de su profesión hasta un determinado límite (en España hasta $10.000) A partir de dicho límite, están obligadas a presentar una declaración de impuestos.

Nota: Incluso sin llegar a ese límite, es muy posible que también estén obligadas a presentar una declaración de impuestos manifestando que sus ingresos están libres de impuestos por convenio, de no hacerlo, no estaría libres y deberían tributar como cualquier otro ingreso.


No cumplir con las obligaciones fiscales sabemos que consecuencias tiene, pero no hacerlo en los EEUU tiene un grado adicional, basta con recordar que la mayoría de los delitos fiscales (fraude fiscal) esta penados con privación de libertad, y recuerde algo muy importante, “en los EEUU, en materia de impuestos y en la mayoría de los casos, el contribuyente es culpable hasta que se demuestre lo contrario.”


Es hora de poner orden, cada contribuyente es responsable de sus propios actos, por tanto es muy importante estar bien asesorados. El desconocimiento no es eximente. Cuando vienen a por uno, no suelen avisar, y ya es demasiado tarde para poner remedio

Cada caso es diferente, y cada caso puede requerir un tratamiento legal distinto, no se pueden aplicar diagnósticos generales a situaciones particulares. Nosotros recomendamos recibir asesoramiento legal apropiado a cada caso y circunstancia. Existe diversidad de legislación aplicable al fondo del asunto que estamos tratando, por tanto se recomienda un tratamiento personalizado.


Diego E Alarcón, EA.
Agente Registrado del IRS

Bibliografía:
Guías Fiscales y Publicaciones 17, 519 y 901.
Convenio Doble Imposición entre España y los EEUU.
www.irs.gov

*Lo entrecomillado es una interpretación de la normativa que afecta al caso que se trata, no es una traducción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario