lunes, 7 de septiembre de 2015

EL AMERICANO ACCIDENTAL

El "americano accidental" es una persona que por circunstancias de nacimiento obtuvo la nacionalidad norteamericana pero que ha vivido toda su vida alejado del sistema económico y social de los Estados Unidos de América.

¿Adoro ser ciudadano de los EEUU?

Mas allá de ciertas situaciones particulares, en la mayoría de los casos sus padres eran extranjeros (no ciudadanos) pero él nació en
el territorio de los EEUU; o sus padres eran norteamericanos (ciudadanos) pero él nació en el extranjero. La característica común a todos los casos es la falta de vinculación con los EEUU tanto económica como social o emocional. 

Uno de los casos más conocidos con el calificativo de “americano accidental” es el de Boris Johnson, actual alcalde de Londres, UK. Este señor pertenece a una antigua familia de ciudadanos ingleses pero circunstancialmente nació en los EEUU. Otro ejemplo es el de Anne Sinclair, una celebridad francesa.


Boris Johnson - Mayor of London UK

El americano accidental suele tener doble nacionalidad y en la mayoría de los casos se considera a si mismo ciudadano del país en el que reside, aunque mantiene el pasaporte de los EEUU. Esta última circunstancia es la que le generará graves trastornos.

Según las normas fiscales de los EEUU, todos los ciudadanos de los EEUU están sujetos a impuestos y al resto de obligaciones fiscales, tal como la de informar sobre sus cuentas financieras mantenidas en el extranjero, sin diferenciar los que viven dentro o fuera del país, ni diferenciar a los residentes de los no residentes fiscales. Por tanto, el americano accidental está sujeto al sistema fiscal norteamericano de por vida (al menos, mientras mantenga la nacionalidad norteamericana).

Lo anterior no es nuevo, por el contrario ha venido siendo así durante las últimas décadas, sin embargo la novedad estriba en los grandes esfuerzos que está haciendo el Departamento del Tesoro de los EEUU y el IRS para perseguir el incumplimiento de dichas obligaciones a lo largo de todo el mundo.

La nueva legislación conocida por sus siglas en inglés FATCA (Foreign Account Tax Compliance Act) está diseñada específicamente para perseguir a ciertos contribuyentes (incluidos los americanos accidentales) que trabajan y mantienen un determinado patrimonio fuera de los EEUU, y aparentemente lo está consiguiendo.

El IRS ya tiene toda la información financiera-bancaria de sus nacionales residentes en muchos países a lo largo del mundo, en concreto países que firmaron acuerdos sobre intercambio de información hace varios años. En otros casos, la normativa FATCA está entrando en vigor y a corto plazo el IRS recibirá información sobre el resto de sus ciudadanos que viven en el extranjero.

Inspirados en perseguir el fraude fiscal y ciertas actividades ilegales, el americano accidental está considerado por los funcionarios del IRS como un premio de consolación por efecto colateral, aunque tan perseguible como el resto de supuestos.

El americano accidental tiene las mismas obligaciones fiscales que cualquier otro ciudadano, tal como presentar una declaración de impuestos de forma periódica, tal como informar sobre cierto patrimonio mantenido en el extranjero (normativa FBAR), etc. No hay excusas ni excepciones al respecto, y la falta de cumplimiento de dichas obligaciones está castigada con severas sanciones y/o  la imposición de cargos criminales.

La falta de presentación de una declaración de impuestos en los EEUU no solo genera responsabilidades frente al IRS, si no que sus efectos se transmiten y extienden a otros procedimientos administrativos. Por ejemplo, se necesita una declaración de impuestos para procesar un expediente de nacionalización, ya sea para el esposo o para los hijos del americano accidental; por ejemplo, se necesita una declaración de impuestos para solicitar la renuncia a la ciudadanía de los EEUU.

No existe información estadística sobre cuantos americanos viven fuera de los EEUU, ni mucho menos cuantos de ellos podrían considerarse “americanos accidentarles”, sin embargo algunas estimaciones apuntan que entre 6 y 9 millones de ciudadanos americanos (no militares) viven en el extranjero (probablemente pueden ser mas). Paradójicamente el IRS solo recibió 400.000 declaraciones de personas con un perfil similar. 


Uno de los casos mas recientes se refiere a los acontecimientos sucedidos en Holanda donde algún banco ha congelado las cuentas financieras a una persona con doble nacionalidad (americana-holandesa) por el mero hecho de tener la nacionalidad norteamericana. En este país, un gran número de personas (hablamos de miles de personas) están siendo investigadas por el IRS ante la falta de cumplimiento de sus obligaciones fiscales en los EEUU al amparo de la normativa FATCA (en Holanda se estima que cerca de 30.000 personas son nacionales de los EEUU, ya sea de forma exclusiva o compartida con la holandesa).


En resumen, todas aquellas personas con pasaporte de los Estados Unidos de América se encuentran bajo las normas fiscales de los EEUU independientemente del lugar del mundo que vivan, estando obligadas a presentar una declaración de impuestos periódica además de otro conjunto de obligaciones adicionales según su perfil como contribuyente. Si es su caso, www.alientax.com le puede guiar en el difícil camino hacia su regularización fiscal antes de que sea demasiado tarde para ello.

Esperamos sus comentarios.

Diego E Alarcón
Agente Registrado por el IRS

No hay comentarios:

Publicar un comentario