miércoles, 25 de octubre de 2017

Reforma Fiscal Americana: Trump’s Dream

Durante el mes de octubre de 2017, el grupo republicano de la cámara legislativa americana ha anunciado sus objetivos en el marco del proyecto de reforma tributaria. Reducir las tasas impositivas, simplificar el Código Fiscal y proporcionar un entorno más competitivo para las empresas son las propuestas hechas por el presidente Donald Trump en abril del 2017 e incorporadas en la propuesta de reforma.


El marco de trabajo publicado hasta la fecha incorpora las líneas generales y objetivos genéricos sin entrar en la letra pequeña, el siguiente paso será el desarrollo de la ley en los comités de redacción de impuestos del Congreso. Los republicanos han anunciado que su previsión es promulgar una ley de reforma tributaria antes de fin de año, ya veremos si llegan a tiempo.

En lo referido a las personas físicas:


El proyecto proponer reducir los tipos fiscales a tres (el 12%, 25% y el 35%) frente a los  siete tipos vigentes, siendo actualmente el más bajo el 10% y el mayor el 39.6%. No obstante, el documento de trabajo contempla la posibilidad de que los comités de redacción de impuestos del Congreso agreguen un cuarto, un mayor tipo aplicable a contribuyentes con altos ingresos.

Otras medidas de gran calaje se refieren a la propuesta de derogar el conocido impuesto alternativo mínimo, el impuesto sobre sucesiones y el impuesto sobre la transferencia de patrimonio inter-generacional.

Además de lo anterior, se presentan un conjunto de medidas fiscales adicionales que afectarán en diferente grado según el caso, por ejemplo se propone eliminar la mayoría de las deducciones, aumentar el crédito tributario por hijo o aumentar el mínimo deducible, entre otras.

En lo referido a empresas y negocios:

El proyecto de reforma fiscal proponer cambios de gran importancia para las empresas en los EEUU, tanto en el plano cuantitativo como el cambio de criterios fiscales que han venido utilizándose históricamente.

Una de las propuestas más controvertidas y rompedoras se refiere a la idea de poner fin a la tributación de los ingresos mundiales por parte de las empresas de los EEUU, pasando a utilizar el criterio territorial. La propuesta es que las empresas norteamericanas tributen solo por sus ingresos obtenidos por su actividad dentro de los EEUU, y no por el conjunto de ello obtenidos a nivel mundial.

Otra propuesta de gran transcendencia por lo que podría implicar para la economía de los EEUU consiste en establecer un impuesto único sobre las ganancias extraterritoriales acumuladas por las empresas y no repatriadas. La propuesta es gravar el parte líquida (efectivo y similares) repatriado a una tasa determinada y a una tasa menor la repatriación de otro tipo de activos.

Junto a las anteriores se acompañan otro tipo de propuestas como limitar la deducibilidad de intereses, eliminar las deducciones de forma genérica, etc. pero sin duda la medida con mayor impacto mediático es la propuesta de reducir el tipo fiscal sobre los beneficios de las empresas al 20%, lo cual implica una reducción de 15 puntos porcentuales.


Conclusiones

Después de la toma en consideración de la propuesta de reforma fiscal de la administración Trump, se inicia la andadura legal por las cámaras y comités de diferente índole, veremos en qué queda al final el proyecto, incluso veremos si al final se aprueba, se aplaza o incluso se retira, todo es posible.

En cualquier de los casos, lo cierto es que la mayoría de los profesionales fiscales estamos de acuerdo es que el sistema tributario norteamericana necesita una reforma, sobre todo para reducir su complejidad. Personalmente podría aceptar el hecho de que para un ciudadano americano medio cumplir con sus obligaciones fiscales es relativamente fácil, pero cuando se contempla la vertiente internacional, los requerimientos fiscales se disparan de forma exponencial.

25-Octubre-2017

Diego E Alarcon

No hay comentarios:

Publicar un comentario